JARDÍN MUSICAL

Es el comienzo de una experiencia musical para los niños que aún no saben leer ni escribir y para los que están aprendiendo a hacerlo. Este sistema de enseñanza se aplica en niños de entre 3 y 7 años.

A través de juegos, canciones, danzas y manualidades, aprenden términos musicales básicos, así como el nombre de los instrumentos, de las notas musicales y empiezan a cantar sus primeras melodías.

Nuestra escuela mediante la organización de estos grupos de Jardín Musical tiene como principal finalidad:
            1- Iniciarlos a compartir con otros niños el aprendizaje para que seguidamente comprendan más fácilmente el estudio musical.
            2- Intentar desarrollar las capacidades y cualidades musicales de cada alumno.
            3- Ayudarles a educar el oído en el ritmo y la melodía.

Los niños utilizan en estas clases de Jardín Musical, tres de sus cinco sentidos:

VISTA: Por medio de ella, el niño aprende muchas cosas, la empleará para ver las distintas notas, los tipos de instrumento, etc. Les ayuda mucho en la lectura haber visto los instrumentos sobre los cuales lee y saber el significado de las palabras que las describen.
OIDO: Escuchando aprende el significado de las palabras. Al igual que escuchando asocian el sonido de un ladrido de un perro, el de un motor a un coche, etc. aprenden como suena la percusión, los clarinetes, etc. y escuchando aprenden también lo que significan expresiones musicales como piano (bajito) o fuerte (muy alto) en cuanto al volumen de interpretación.
TACTO: Desde el primer momento, entran en contacto con los instrumentos musicales, comenzando por la pequeña percusión, en donde se les entregan pequeños instrumentos adaptados para su edad y aquí casi sin darse cuenta, empiezan a saber a llevar el ritmo de las distintas canciones que cantan o de ejercicios muy fáciles que desarrollan en las distintas clases.

En cuanto a la cantidad de alumnos por clase, son grupos reducidos de alumnos, de esta manera, pueden ser atendidos debidamente e implicados en las actividades, además de conseguir que hasta hasta los más tímidosse integren (principio fundamental de cualquier escuela). Nuestra experiencia en más de 10 años, así nos lo ha demostrado.

Al tratarse de una sociedad sin ánimo de lucro, las mensualidades son muy asequibles para cualquier familia. El Jardín Musical, no esta planteado como un negocio, sino que está concebido como una futura cantera de educandos de lenguaje musical y con el tiempo de músicos para la banda titular.

Director